Los alumnos de infantil aprenden con Beebot. La robótica educativa presente en nuestras aulas hace que los alumnos se desarrollen competencialmente siendo constructores de su propio aprendizaje mediante la superación de retos didácticos.

A través de la observación y el análisis de rutas, Beebot tiene que seguir una secuencia de órdenes dadas. Así nuestros alumnos desarrollan el pensamiento computacional, siendo capaces de reflexionar, anticipar, ensayar y comprobar si con todo el planteamiento pensado se obtiene el resultado buscado o es necesario volver a secuenciar.