El alumnado de sexto de primaria, así como el de la ESO, llevaron a cabo una actividad el pasado mes de diciembre, con motivo del Adviento y días antes de Navidad, en la que demostraron que además de lo académico, en el colegio se pueden experimentar y aprender cuestiones de gran profundidad y valor humano.

El mochila challenge, a semejanza de los retos virales tan comunes actualmente y difundidos a través de las redes sociales, busca movilizar a los jóvenes. Movilizarlos, en este caso, en pro de una acción de gran repercusión. Una acción que beneficiará a familias y personas que debido a determinadas circunstancias vitales se encuentran pasando un momento de necesidad. En colaboración con el Banco de Alimentos de Zaragoza el alumnado realizó un trueque el pasado 17 de diciembre. Dejaron su mochila vacía de libros y la trajeron al centro llena de alimentos destinados a dicha institución.

Un acto solidario que va más allá de la mera recolección de “kilos”. Se busca la formación de personas activas, empáticas y con “los ojos abiertos” al mundo que les rodea. Una actitud crítica que les permita poner en valor qué tienen y qué falta a su alrededor. Comprender que ellos pueden cambiar su entorno. Mochila a mochila se puede ayudar a decenas de familias.

Un ejemplo que arranca en una fecha tan marcada en nuestro calendario, pero que debe continuar el resto del año. Se trata de una asignatura más, con un mensaje profundo que asimilar y creer. Una materia que empodera a nuestros alumnos y alumnas y les permite darse cuenta de que todos ellos tienen algo que aportar.

#mochilachallenge #solidaridad